SIEMPRE HAY UNA PRIMERA VEZ……

Para separarme de mi Monillo. Sí señor, llegó ese día en el  que tuve que emanciparme de mi terremoto más de un día y dejarlo bajo la tutela de alguien que no sea el gorila, (a ver, cuando sólo tenía 4 meses me fui de finde con amigas y lo dejé con el padre, todavía no sé ni como aguanté,  confieso que llamé a menudo ,pero es que claro, sabía que estaba con mis cuñadas y es tal el amor mutuo que nos procesamos…) pero ahora es distinto, toda una semana con los abuelos.

Aquí teneís al trio calavera,mirando no sé que…

La razón que me ha llevado a este punto, es el hecho de estar inscrita en una guardería privada donde me dejo la mitad de mi sueldo y cierran más  días que la pública. Y teniendo en cuenta que  el sector canguro está caro y complicado, pues nada, solución más practica: coche 600km y con los abuelos, que le da un ataque de mamitis no hay manera de consolarlo más que por skype, pero bueno una que le gusta el riesgo.

El primer paso, mentalizar al Monillo, durante una semana cada noche en el momento baño-pijama-cena, frasecita¿A quién vamos a ver  pronto ? (vocecilla de madre alelá) : aitona y abuela (monillo bien aprendido), ¿ Y con quién van a estar? : con Monillo, “ ( todo esto es un fluido y ligero euskera) . Para la tercera noche, ya se tenía la lección tan aprendida  que antes  que le dijera nada me decía de carrerilla: “Monillo con Abuela y aitona, ama zummmmmmm avió  barselona,  Monillo kotxia aitona luego” (Bien, proceso teórico superado, ahora toca la práctica).

Como soy una madre “porsiacaso” (no se si mi compi hijanohaymasqueuna tiene fichada este estereotipo de madre), la maleta del monillo fue casi tan amplia como el equipaje de la niña  Beckam  y “con ti con eso” me olvide lo principal, LAS BOTAS DE AGUA!!! Leñe que voy al norte en plena semana santa (sí, lo sé, este post lleva en el horno medio siglo), parece mentira que sea de allí. Como me dijo el aitona: “no sé tanto trasto, tanta ostia y lo principal te lo dejas, pues menudo panorama pal chaval”. Como ya he comentado en algún post anterior, la entrega del abuelo hacia el nieto es tal, que todos los de alrededor dejamos de existir y cualquier problema que afecte al terremoto es casi, cuestión de estado.

“Adoración del niño jesus”

Vigilando la caída libre

Por miedo a que la cosa no fuera tan fácil, me marque un texto Word con indicaciones, ellos hicieron lo mismo con mi abuela en su época, eso sí, a mano que no había ordenatas, así que me fui dejando al peque con manual de instrucciones y un día de clase teórico-práctica.  Así y todo hubo preguntas matadoras:

-Bueno a ver en total ¿Cuantas capas hay que ponerle al chaval? El body es lo que abajo del todo ¿no? O rollo superman por encima???

-Estos son los pañales de la noche, pero si le pongo uno de los nuestros ¿Qué puede pasar? (pregunta de la abuela queriéndose jugar la no permeabilidad de su colchón nuevo, recién traído exclusivamente del IKEA para “su pajarillo”, no hace falta remarcar que el mio está duro como una piedra, pero quién soy yo ahora en sus vidas para reclamar…

-Esta crema es la del culo, esta la del cuerpo, esto el jarabe homeopático, esto el inhalador de cada día, y  para la cara ¿No tienes una crema para ponerle? ( el  aitona, es todavía más boticas que yo!!!)

– A ver una vez más, pero déjame hacerlo a mí, que sino luego no soy capaz (abuela cerrando belabegu por 3 vez, según las malas lenguas no fueron capaces y lo llevaban sin plegar en la parte trasera o sencillamente no se lo llevaban jajaja)

-Y después de todo esto también biberón, pero este chaval va a dormir ahora o a levantar cajas!!!(Al monillo sale mejor hacerle un traje que darle de comer)

Cabe aclarar que los abuelos regentan un palacio gastronómico, por lo tanto a nivel de comida la cosa fue más que bien, hasta el punto que el Monillo vino con vicios inconfesables como : merendar jamón ibérico con zumo natural  de naranja, huevos de caserío, pilladitos con sus manazas, merluza con kokotxas, gambas de Huelva, y piruletas caseras de chocolate belga!!!

El regreso fue duro: jamón del mercadona, merluza congelada y claro el pobre, el día que le dije hoy arroz, dijo: ama con gangas (es decir gambas).

LA PARTE AFECTADA:  o sea  el gorila  y yo, lo sobrellevamos, decir  que no aprovechamos la ausencia todo lo que se podía, ya que teníamos el síndrome “ausencia de ruido”, nos costó conciliar el sueño el primer día, llamamos varias veces al día para que nos dejaran escuchar su voz, y el único día que nos dejaron hacer skype . Sí señor, sólo un día dejo mí padre que mí hijo nos viera, según él, era para evitar la añoranza y mal cuerpo al crio, manda güevos. Pues eso, ese ratito que lo vimos parecíamos dos auténticos idiotas. A mí, esa semana, me salieron cuatro orzuelos  y tuve una tendinitis, era mi cuerpo revelándose por la ausencia.

EL RETORNO DEL YETI: genial, tal era la gana de vernos que no les dejo a los abuelo parar en 600km, se porto como un sol, dejo que su aitona durante esa semana le quitará del chupe diurno, profundizó su euskera hasta lo más hondo y tradicional, habló cervantino con su abuela, disfruto del pueblo, de la la familia  y creció, y muchooooooooo.

Por lo tanto, prueba supera y siguiente fecha finales de julio .Por si algún día lo leen, mil gracias a mis padres por compaginar la dirección del palacio-gastronómico con la exquisita cría y cuida de chicho terremoto. No hay nada como esto para terminar de confirmar, que la maternidad llega  a ser completa si cuentas con esos  duendes oportunos, cariñoso, únicos y sensacionales que se llaman: abuelos, yayos, aitonas, amamas, nona, etc…

Monillo con los abuelos cumpleañeros,
éste no se pierde un pastel ni loco

EL SUELO PÉLVICO

Sí, yo la primera vez que escuché la palabreja me sonó a rollo  “parquet flotante”, pero lo que no sabía es que en breve me iba a flotar otra cosa…

Os presento a vuestras bajeras

Si hasta ahora lo único que os sonaba de vuestras bajeras son términos como chichi, chocho, vagina, punto G, etc. (este post no es apto para churumbeles de menos de  15 añitos)… estabais como yo, pero entonces llegó el embarazo y se unió un nuevo elemento a tu sección bajera, “el suelo pélvico”. Y mira tu  por donde, sí que se parece al parquet de tu casa, porque si se te jode, pues luego los muebles no se aguantan…

Entonces llega el momento de cuidarlo, si como en karate kid  “doy cera, froto cera”, en una zona nueva de tu cuerpo (jolín para mí lo fue) que se llama periné, (pues eso queda todo muy simbólico, es la cordillera de tu monte de Venus). También, te tienes que hacer fan de un tipo que se llama Kegel,  su única función es que vayas haciendo contracciones vaginales o en la parada de bus, o mientras mira la tele…

Estimulador!!(mal pensadas) pa calibrar si Kegel-eas bien o

AH!!! Y déjate de antiarrugas y leches para tu cara, ahora lo que te toca es aceite de rosa mosqueta para tu parquet flotante. Según los expertos luego la cabeza  del bicho sale del tirón. En mi caso, al monillo, el barnizado de mosqueta no le hizo ningún efecto, lo puedo jurar. Todavía resuenan en mis oídos las frases del personal ginecológico (sí personal, normalmente pares en grupo.  Si es una privada la cosa es menos concurrida, ahora si es una pública, prepárate, aquello tiene más expectación que un Madrid-Barça): “ vaya periné más duro, y el coxis que tiene??” A puntito estuve de cual jirafa sacar la cabeza entra las piernas y decirle a la de la bata verde: “Oye, bonita,¿ hay algo de mi chichi que te guste?

En resumen, mi monillo después de 14 horas, ( sí, vamos, una horita corta de esas que dicen…) salió arrasando y con las manos en las paredes, se llevó todo lo que pilló por delante. ¿Mi suelo pélvico? Se tuvo que quedar en aquel quirófano, me pasé un año largo buscándolo.

apertura de compuertas no prevista

Pues eso, a pesar de los masajes perineales (hasta el gorila se los curró cuando yo no llegaba…), de dejar de bailar flamenco, porque según los expertos fibra mucho el periné (¿Qué le hubiera dicho la de la bata verde a Sara Baras?), pasé a ser socia del anuncio que hace la Conchita Velasco. Durante los 3 primeros meses el reír, estornudar o toser suponía una apertura automática de las compuertas, un peligro, mi parquet flotante tenía goteras!!!

Postura hipopresiva, yo todavía no llego a verme las costillas… por lo tanto es depresiva

Así que tocó hacer obras en los bajos. El presupuesto, si no te entra por la mutua, es un buen pico. Toca ir al físio, pero el fisio para bajos y entonces vuelves al club de Kegel y los hipopresivos. Sí, son abdominales especiales (confieso que al oírlo pensé otra palabreja que tela…). Y por último el kit de bolas chinas. Sí señores, las terapéuticas y claro, el correspondiente cachondeo del maromo por tener que ir con las bolitas por la calle y por casa. Son las que calibran si tu “parquet” vuelve a ser resistente.

Las bolas del rescate

Como anécdota, decir que durante un tiempo le llamé a mis bajos “la pulpería”. Eran demasiados colgajos sueltos, o eso le entendí a la de la bata verde.

Todo esto es para decir que os cuidéis el suelo pélvico, que es más importante de lo que creéis, la menda tardó un año largo en volver a tener la casa medio potable y me ha quedado tan descojonado, que la siguiente cabeza no sale por ahí, por la tripa por mucho que se niegue la de la bata verde.

Este post es para mi querida pescadera de la esfera, la sardina más visceral del panorama bloguero, porque se lo prometí y porque sé que es algo que nos une un poquito

CUANDO TU PADRE DEJA DE SER TU PADRE…….

Una de mis fotos favoritas, donde ya pude percibir ,esa simbiosis que tienen estos dos

Es algo así como cuando las orugas se convierten en mariposas, no sé explicar esa sensación que vives, cuando tu hijo nace y de repente no reconoces a tus padres. (A ver, para las que estén a punto de parir, la epidural duerme, pero no pa tanto eh…) me refiero a algo simbólico, es decir, por todo es sabido que un niño es la alegría de la casa y que todo gira en torno a él, en mi caso era de sobra conocido la afición “niñera” de mis padres, pero jamás pensé que la cosa llegaría a los extremos que ha llegado.  Lo comento porque yo lo percibo, pero su entorno también.

No para de miralo y mimarlo

Cada vez que vuelvo a tierra patria, la frase que más escucho es la de, “jolín el aitona como esta con el nieto, se le cae la baba” por no decirme educadamente, que parece el San Bernardo del pueblo.  Incluso mis amigas, no tuvieron que esperar a que mis puntos secarán y tuviera el valor de sentarme en el ordenador, para enviar fotos (de mi suelo pélvico y mi pulpería, otro día os ilustro), ya que, si en el primer mes de vida de mi monillo, te cruzabas con mi padre y se te ocurría preguntarle por el nieto, ya la habías liado, sesión de 5 minutos de fotos de móvil, con su correspondiente babeo, de verdad esta pa comprarle una babero.

El siguiente paso que percibes es el destierro o abdicación del trono, es decir dejar der ser “la niña” para ser la madre de su “niño”, en mi caso supuso el no tener derecho a los mejores trozos de merluza, porque son pal nieto, el tener que ceder con disimulo y poco a poco, mi habitación de toda la vida a mi hijo y retirarme con mucha delicadeza y tacto a  la despensa, que reconvierto en habitación la abuela, si si la despensa!!!!! Y por último, asumir que ya no tenía derecho a volver a casa ningún fin de semana, si no era con el monillo incluido en el pack. (Se acabaron mis findes de desconexión sin gorila en territorio comanche).

Las pirultas del chantaje, por cierto no sin quien babea más..

Detalles como el teléfono suena, desculegas y digas: ¿hola ama que tal, dime que querías? Y en tono de oficina te responda: buenas tarde yo quisiera hablar con Monillo Peinetas (es decir nombre y apellidos completos de tu churumbel) sí sí, con su nieto que balbucea o chapurrea frases en vasco-catalán, que no hay tu tía que descifre y menos ella, pero nada, y por supuesto el monillo le da cancha, creo que en fondo están compinchados (es un vendido, lo hace por las merluza, las kokotxas y las piruletas de chocolate). Con el aitona el tema es más profundo, es el mismo monillo quien pide a cobro revertido la llamada y por supuesto se traen un rollito skype, que hartita me tiene, hasta el bañito somos capaces de retrasmitir vía skype : “monillo por banda derecha, va gorila quita pantalón, regate de maría- peinetas por la derecha con albornoz y  golllllll de saturnino” (es el pato de acuático del monillo).

La frase del título, me la inspiró la madrina del monillo, que un día relataba como también en carnes propias, se dio cuenta como desde que su hijo nació, ve de manera diferente a su padre ,es decir mi padre no es ya mi padre, sino el abuelo de…..Así y todo este post va para él, para mi aita, el mejor aitona del mundo, porque como bien he pensado  más de una vez, no hay mejor tratamiento ni quimio para sus pequeñas manchas (lo siento odio la palabrita dichosa), que mi monillo en dosis comprimidas y racionadas. Además para alguien como yo, que tengo cordón umbilical paterno, no puede haber mayor gozo que ver esa complicidad tan especial, que se tienen dos de los hombres más importante de mi vida.

Mimetismo gesticular

Mimetismo vestimental,camisa leñador