Tiempo de Cosecha

Mi amama solía decir aquello de “manos que no dan que esperaran “y “uno recoge lo que siembra”, todo esto con su buen acento vasco, era una mujer de campo y se le notaba y a pesar de no ser muy parlanchina, porque según ella para eso ya estaba yo y mi vena gitana, solía ser parca en palabras pero cargadas de mensajes. Nunca me dijo nada, a pesar de verme muchas tardes cerca de su delantal mientras pelaba las vainas o jugando a la brisca y los seises un sábado por la tarde, cuando sabía que mis “amigos” estaban en la plaza. Ella lo tenía claro, yo era muy diferente y ese pueblo no estaba hecho para una farandulera como yo, o no por lo menos en aquellos tiempos. Se fue como se vino, sin hacer mucho ruido y tras la estela de su hijo mayor, pero con el convencimiento de que había encontrado mi lugar y que bien poco me importaba lo que dijera el resto….y como buena amama con la tranquilidad de que al menos yo no me quedaría chica vieja. (Allí donde estés te digo que la cosa mejoró, que tienes dos bisnietos y una tercera de camino, que estamos los tres emparejados, pero….no hemos pasado por vicaría, ya nos conoces). Sigue leyendo

Anuncios

RINCÓN BLOGUERO: Amor, aniversario y otros desvarios

Hoy es viernes  y por lo tanto toca rincón bloguero con recomendaciones. Pero no es un viernes cualquiera sino 12 de julio, fecha importante para la menda. Al lector habitual de este blog, le sonará por un post de esos muy sentidos, que hice el año pasado y que por suerte o desgracia, quedará con toda su huella digital. Este año vengo con aires renovados o con intenciones, que no es poco. Hoy hace 15 años (creo), que tuve la genial idea de plantarme en la ciudad condal a pasar dos días de locura y ensueño con un ligue no definido, que con el tiempo se ha convertido en el padre de mi hijo, y mi novio fiel ( digo lo de fiel porque no hay tu tía que nos case). No se asusten que no voy a hacer un mini-post, de una historia de amor llena de momentos dulces y empalagosos, ni hazañas históricas porque no es mi estilo y porque no sería cierto. Tengo recuerdos especiales, como buena libra enamoradiza que soy, pero si tuviera  que describir mi relación diría que ha sido una montaña rusa, donde se ha luchado y esforzado por seguir manteniendo algo que comenzó con mucha fuerza y que quizás, ya no tenga tanta, pero no es plan de ir cortando leña a destajo para que la chimenea no cese, que oigan no siempre hace tanto frio ;-). Les mentiría si nos les confesara que la ausencia momentánea del monillo nos ha sentado divinamente, pero tanto que por favor alguien se lleve a ese leñador llamado Gorila!!! Lleva dos semanas cortando más leña que en tres años, ahí lo dejo.

Sigue leyendo