Hormoneando que es gerundio

En el embarazo hay un factor X que predomina por encima de lo normal y son las hormonas. En este segundo embarazo han hecho de mi cuerpo y alma lo que han querido, consiguiendoo que lloré hasta con anuncios de papel del wáter, que se me parta el alma por ver llorar a un niño en la piscina y que llore porque la puerta corredera de la reforma no cuadra con el armario, en fin, una locura tipo montaña rusa que hace que parezca una auténtica tarada, eso sí con un perfil tipo bombón relleno que no ayuda mucho precisamente y que según como lo mires no da ni compasión. Qué leñe es tu segundo y se supone que tu todo esto lo sabías… Sigue leyendo

MALOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA

He estado un mes largo, ausente de mi vida como madre bloguera, un mes duro donde los hayas por varios asuntos personales. Pero si hay uno que me ha sido francamente difícil de lidiar, ese ha sido el relativo al monillo y su estado. Sí señores estado, estado que no se definir como rabietas,  enfados, rechazos, chantaje y pocas ganas de colaboración materno-filial.

Sí señores, he estado a puntido de ir al registro y decir eso de “Les devuelvo el título de madre”,  dimito, no puedo, me supera (ah  claro! que se creen, que no se tienen esas sensaciones, pues yo sí) y a punto he estado de sacar del baúl de los recuerdos los pantalones vaqueros de la juventud, entregarme a la vida loca de fines de semana interminables de vida social y disfrute. Pero entonces pasaba por su habitación, miraba a la fiera en su momento de sueño y   apaciguamiento, y volvía a mi cuerpo ese azúcar glaseado maternal, que vende a kilos mi amiga la rubia.

Sigue leyendo

Entre el lado oscuro, ritmo de fado y rabietas desmedidas

Estamos a viernes y siguiendo con la costumbre tenemos rincón bloguero con recomendación.  El de hoy lo tenía claro desde la semana pasada, cuando escribí ese post terapia que tan poco programado tenía y tan abrupto fue. Lo primero agradecer a todos los que pasasteis y comentasteis, fue gratificante sentir vuestro apoyo, pero lo mejor de todo fueron esos comentarios con vuestros consejos.  Al principio había pensado recopilarlos y hacer un resumen, pero la gripe entró en nuestra vida y se me nublaron las ideas, eso sí invito a todos  aquellos que estéis pasando por una situación parecida, que los leáis concienzudamente son un libro abierto sobre soluciones, consejos, puntos de vista, la tribu materno-paterna en plena acción.

Me hubiera gustado hoy poder hablar sobre muchos avances, cambios y mejoras en can peineta-pintxos, pero los cambios requieren su tiempo. No he tenido el viento a mí favor la gripe y algún otro virus maligno hizo que tuviéramos 5 días de  standby total, pero yo tenía claro que quería seguir con algunas de mis directrices. Esta siendo duro, no os diré lo contrario,  el monillo es cabezota de narices (tiene a quien parecerse) y duro de roer. Pero tiene un corazón que no le entra en su pequeñajo cuerpo, al mismo tiempo que un gran afán de superación y tengo la esperanza que con el tiempo nos entendamos en esta jungla peligrosa que se convierte la maternidad. Sigo convencida que tengo que ponerle límites, porque así me lo confirmó su profe el otro día y porque después de leer, pienso que maría-amenazas, es decir la menda, tiene que cumplirlas sino no sirve para nada ni sus berrinches ni mis malos ratos.  Mi estrategia final ha quedado en:

-Cada vez que tenga un reacción incorrecta (gritos, rechazo, malos modos) o no hago caso a alguna de las indicaciones, se lo diré una vez, si no reacciona la segunda vez le digo cual será la consecuencia y a la tercera vez empiezo a contar  “a la de una, a la de dos  y tres”. Si para el tres ha reaccionado nada, sino le comunico sin alterarme que hoy la consecuencia es X.  Bueno excepto en los casos de berrinches y tal, que hasta que se calma me quito de en medio y si hay gente implicada nos vamos del lugar y punto, por ejemplo el parque.

-Por otra parte para que sea consciente, y siguiendo un poco lo que ha empezado mi amiga guiri y otras madres a quien ya les había escuchado el tema. Me he creado mi propia tabla o medidor de comportamiento monil.  Os presento foto de mi cutre DYI de madre desesperada:

medidor rabietas

DIY cutre y peinetero pero espero que efectivo

Como veréis no tiene mucho secreto. He elegido la foto de su compañero de cuarto, al que siempre le contamos todo y nos sonríe, debajo del post-it en forma de corazón está el nombre del Monillo, y luego 7 casillas con lo que tenía en casa. Al final un tesoro recubierto de gomets azules. En una cajita he guardado siete estrellitas de marquetería, que por un lado tiene un gomet azul y por el otro un punto rojo.  Al final del día voy con él delante del tablero (lo he puesto en el frigo), le pregunto cómo cree que se ha portado ese día, hacemos un resumen de las cosas y le ayudo a recordar, ayer le expliqué que no sería azul porque la había liado parda con su padre, pero le hice ver que si hoy mejora la podremos girar a azul. Ayer no protestó y sabe que el objetivo es tener 7 estrellas con gomets azul para tener el tesoro que quiera. El ha elegido un helado.  La idea es que el elija su sorpresa o tesoro, pero no quiero que sean cosas materiales por norma, sino comidas, juego comunitario, un DVD…

Bueno esta es la idea, no sé cuánto durará, por lo pronto hemos empezado en negativo en rojo, pero no desisto, tengo claro que este crucero es un largo viaje que me toca compartir con el monillo, mi siguiente meta es conseguir que el gorila se una a nuestro barco y acepte viajar con nuestras estrellas.

La semana pasada la sección especial de mamas & de papas de El País, con la bloguera Cecilia Jan , publicó un artículo de lo más acertado, tanto que no me queda otro remedio que nombrarlo la recomendación única y exclusiva de este viernes, me vino de perlas, habla de todas estos momentos y de las posibles opciones para superarlas.

el pais

 A VECES CAIGO EN EL LADO OSCURO

Quiero dar las gracias a Jaio, por recomendármelo, por pensar en mí, por estar ahí siempre y por conseguir que esa niña guapa que tiene por hija me llame casi por mi nombre, me haga 500 pedorretas y consiga que el monillo y yo le demos lecciones avanzadas de euskera con nuestras particulares actuaciones musicales.