1+1 NO SON 2

Hoy vengo como una novata de la bimaternidad con la sana de idea de contar como puedes llegar a ser bipolar para poder asumirla y llevarlo con cierta dignidad, o eso  o vuelvo a bajar la tasa de natalidad de golpe. Sin más propósito que hacer terapia, porque con lo que llevo gastado en la churumbel de osteópatas, leches especiales y etc. para sus porculeros dos escasos meses de vida no me da para el psiquiatra y total esto es parecido o mejor, yo suelto mi rollo, algunos me leéis  con santa paciencia  y con suerte me siento hasta arropada por otra panda de bipolares, perdón quería decir bimadres. Por supuesto desde aquí mi admiración a todas aquellas que a partir del segundo hijo siguieron cortando leña con ahínco y pasión evitando el látex y aumentado la tasa de natalidad. Eso no es bipolaridad sino un don especial de la paciencia y la tolerancia infantil que no se vende en capsulas, la locura no va con vosotras, principalmente porque no os tiene que quedar ni tiempo para ello. Sigue leyendo

Anuncios

Un PARTO estreñido

Si os soy sincera no tengo claro si iba a contar el parto o abertura de mi Huevo Kínder, pero después de tanto quejarme y tanto pedir parece ser que era lo lógico o eso me ha dejado caer una amiga mía. Así que este post semi-forzado se lo dedico a una de mi cuadrilla que está en pleno postparto de primeriza y la cual suele tener el detalle de leerme a menudo, y qué quieren que le diga a una eso le emociona.

Ya os digo desde ahora que no tuve una horita corta ni un parto “pedo”, aquello fue más largo que un día sin pan y más que pedo fue un estreñimiento de 16 horas en toda regla. Pa que parir prontito pudiendo pasarte día y medio allí dentro y conocerte tres turnos de médico pa qué…esa soy yo, ya que voy aprovecho y me tomo mi tiempo, oye que visto así no voy a parir nunca más y que no se diga que no le dedique tiempo y observación a la última vez que estuve en un matadero, perdón quería decir paritorio. Sigue leyendo