Un pueblo, un Tesoro

Yo durante años no he tenido pueblo, lo tengo desde hace casi  un año y no saben lo suertuda que soy. A ver que el pueblo ha existido de siempre, pero lo que es adoptarlo como pueblo lo he hecho recientemente. Es otra de las consecuencias que me ha aportado la maternidad, tuve un hijo y de repente también un pueblo, pero la cosa fue progresiva, en realidad es este verano el que me ha dejado ver claramente que yo también tengo pueblo, se llama Madridtxikito. A mí su gente me adoptó cuando tenía tres años y ahora lo han hecho con mi hijo.

Sigue leyendo

Anuncios

La maternidad, ese bosque umbrío

Hace días que veo el título de “ las sombras de la maternidad” por muchos blogs y la verdad es que es cierto que la maternidad tiene ese umbral oscuro, casi frío para mí muchas veces, vamos que hoy voy a escribir sobre las sombras alargadas y oscuras de la maternidad, esas que carecen de calor, alegría  y sol. Por supuesto este texto no es válido para hormonas de madres primerizas, que esperan el parto como agua de mayo ni aquellas madres recién paridas que acaban de entrar en el  nuevo mundo, puede ser contraproducente o tener efectos secundarios y una no está ahora para reclamaciones y abogados.

Sigue leyendo

ALAS Y PALOMITAS

El sábado a la tarde decidí inmolarme en público como madre y  llevar al monillo por primera vez al cine. Pero las cosas no han fueron ni por asomo como yo esperaba, creo que tengo muy poca fe en mi hijo o no termino de aceptar que va creciendo y madurando a pasos agigantados. Personalmente he esperado a que el niño tenga casi 4 años y que le vea cierta paciencia viendo pelis o DVD en casa, para decidirme dar el paso, pero esto en cada niño es un mundo. Pero vayamos al grano y desgranemos mis peripecias cinéfilas.

Sigue leyendo