Un cierre inesperado con un adiós acompasado

Si hay un post con el que no contaba, ese era este, nunca pensé verme escribiendo esto o no ahora, pero el wassap de mi padre, aitona para todos vosotros me ha hecho que las pocas hormonas que me quedan del preñamiento me pidan transmitir mi melancolía o sensación agridulce. Y me supongo que con la esperanza que si algún día lo leen, mis padres, sea una manera de hacerles mi pequeño homenaje. Sigue leyendo