Un monillo expatriado

Bueno según mi familia, he repatriado a mi hijo más que expatriarlo, porque el monillo tiene más RH made in pintxos que yo y su padre juntos, para algo ha heredado de las dos partes. Es decir, que no pienso desistir en ponerle flamenquito del bueno y en que me vea dar palmas y mover mi cuerpo serrano, pero así siendo sinceros a día de hoy lo que le pone al monillo es el “irrintzi, la txistorra y  esos paisajes verdes, que siempre refleja de manera abstracta en sus dibujos del cole”. Dicho esto procedamos o por lo menos lo voy a intentar (este post lleva dos semanas en el horno), a explicarles cual es y será hasta el viernes mi situación.

Sigue leyendo