EL TREN QUE SE LLEVO LA INSPIRACIÓN Y REGRESO AL 1.0

Admítelo estás enganchada!!!

Esto es una baja médica temporal  del mundo 2.0, recetada por La Menda , o más bien una declaración de intenciones. Hace días que me abandonó la señora inspiración (sí,  esa que hace que tus textos fluyan cual ríos de montaña en tu cerebro) y para colmo el entorno no ayuda, así que informo que quizás durante un tiempo, (que puede ser sólo una semana) voy a hacer un poco “off” del mundo virtual.

Los astros se han alineado para no ayudarme. Yo pensaba,  que esta semana estaría publicando un fantástico post sobre el regreso desde tierra patria en tren con el Monillo, y subiendo puesto en la madresfera cual champagne francés, con espuma y burbujas ( que pasa, soñar es libre!!).

Pero yo creo que mí hijo se olió el percal y dijo, ya que me has abandonado por el blog, no voy a ser yo quien te ayude a alimentarlo, va el tío y se porta de lujo. Sí señores, mí hijo se comporto durante  cinco horas de tren como un campeón, casi sin moverse, sólo se levantó dos veces de su asiento. Y yo que pensaba que terminaríamos por conocer hasta la sala de máquinas del tren (incrédula de mí).

Momento autoretrato
¡Qué arte tiene pintando mi niño!

Aclarar que su asiento era mis mullidas piernas, que por supuesto son mucho más confortables que cualquier sillón de tren. Si no fuera por María-Chanel-Yvesantolorant, que nos tocó  al lado, y que no paró de resoplar cual caballo de Sancho Panza, podríamos decir que el Monillo fue aprobado con nota por todos.  A ver, el niño lo único que hizo fue pintar, comer, hablar sin parar y cantar (sí señores, le dio por comentar cada elemento que veíamos por la ventana, y su consiguiente canción) que le vamos a hacer, es hijo de la peineta y por tanto un resalado y un cotorro, o cómo le dice uno de sus tíos un lorito.

No está  mal,  a mí madre cuando la menda era pequeña le dijo uno de sus hermanos: niña tu no has tenío una niña, ¡esto é un magnetofón!, de casta le viene al galgo.

Momento Caillou con tortita de arroz

Cuando saqué el DVD portátil con cascos, no era plan de fastidiar a  todos con su amigo Caillou, ni os cuento, un angelito.  Vamos, que sólo levantamos a la madame dos veces de su asiento, por falsa alarma de caca. El Monillo, descubrió que si decía que se había cagado, yo rauda y veloz lo sacaba del atolladero a pasear, vamos para cinco horas no esta mal ¿no?

Pues eso, que entre que el monillo ha pillado onda y el gorila  que empieza a quejarse de mi abandona del mundo 1.0, me voy a tener que dar un respiro, sino llegaré al 15J pal arrastre, y no es plan…

Quizás, el toque final me lo dio ayer mí chicho terremoto, que oliéndose mí huída hacía mí rincón cibernético, me pilló por banda, y me retó a una partida de “gol” como dice él, en el pasillo, una mega sesión de plastilina, doble ración de cosquillas y una semi-sentada postcena en toda regla, para ver por cincuentava vez la peli de cars. Y no es por nada, pero mí monillo se las gasta duras desde bien pequeño y no estoy por la labor llevarle la contraria.

Postura monil con sólo una semana de
vida , como pa no hacerle caso….

Eso sí, aviso que hemos empezado operación “pañal fuera, y sí todo es según he oído, yo creo que con suerte vuelve la señora inspiración y me da la venía para dos post.