NOCHE DE RONDA

Rondaba una noche de navidad cercana al fin del año y este es el relato de una noche muy peinetera vivida por una pintxos en estado semi-enferma, donde el protagonista es el dúo sacapuntas, es decir el monillo y el aitona, nosotros, (el gorila y la menda) meros espectadores que pringamos como el que más.

Era una noche de luna llena, lo sé porque tenía cena con mi grupo-terapia de Madritxikito, dado el estado de salud de la menda y de una de las churumbeles del grupo, descartamos la sociedad y nos fuimos a casita de horizonte, para velar por la salud de nuestra niña, la de Troya.

El gorila también aprovechó para irse a la sociedad con su cuadrilla de cena y el monillo??? Pues se quedó con su colega del alma, o sea el aitona.

La primera anécdota  la cena, por supuesto la menda se iba pero tenía que dejar al personal servido porque el monillo quería pizza y según el aitona “ese tipo de alimentación yo no la domino”. Dominar no la dominará pero indicaciones más que un guardia de tráfico:

Crees que es suficiente carne picada esa, para toda la pizza…

-También le vas a poner jamón york?? No será demasiado, eso sí queso rallado le echarás no??  Bueno ya que nunca como de eso por una vez…ahora que si al chaval no le va pues nada.

-El chaval ya puede comer especies lo digo por si le vas a poner orégano, aunque claro vete a saber tu madre desde cuando tiene ese bote ahí!

Para cuando había llegado esta última frase yo ya estaba hasta la mismísima peineta de mi pizzaiolo-guardiatráfico, reencarnado en el aitona, mira que es puñetero y picajoso, por supuesto la siguiente fue:

-Tampoco hace falta que te alteres chica, la experta en eso eres tú, pero de comida como supondrás pues un rato largo sé, hala iros pues  tranquilos ahora ya pongo yo el horno y eso… el chaval va estar estupendamente, bastante mejor que con vosotros.

La abuela, inteligentemente, nos había abandonado por su familia peinetera esa misma mañana y bien que hizo. Así que me dejo a cargo de los tres mozos. Llegué  y me acosté en la parte del caserío que mi madre me adjudico a partir de mi parto, es decir en segundo plano. Enchufé el vigila-bebes y de ahí a una horita empezó la fiesta!! Me desperté con el llamamiento del gorila a tono de “Ahí va nena ven ven ven, pufff”. Nuestro querido monillo cual aspersor estaba vomitando toda esa pizza y vete a saber que más en la cuna, bajo la atenta mirada de su padre que lo sostenía al vuelo. Lo llevo en volandas al baño, pero mi hijo que le gusta compartirlo todo, en cuanto pasamos por la habitación del aitona lo hizo al grito de: aitona he vomitat dana dana, he vomitat pizza, esnia, aitonaaaaaaaa (aitona toque de queda he expulsado hasta el DNI!!, traducción libre). Pues nada ya estábamos todos de pie y danzando. Con todo mi sueño y mi bronquitis me puse a limpiar vómitos a la verita del gorila, momento romántico donde los haya. Mientras el monillo se ponía al lado del aitona a explicarle todo todito. Visto el panorama del cuarto, dejé al nieto dormir con el abuelo, al gorila lo pasamos al salón, e intentamos dormir. Y digo intentamos, porque a la media hora escucho:

-A ver ¿ Hay alguien por ahí? el chaval la ha vuelto a liarla.

Me acerqué al dormitorio de mis padres, pero esta vez la cosa era más light, según el aitona:

-Yo creo que le quedaba un resto, porque me ha dicho que le hacia pupa la tripa, y ha sido ponerle mi mano caliente sobre el estomago y al minuto oye pumbala tó pa fuera… (Nada que ahora tiene poderes de curandero)

Por si la explicación del abuelo no fuera suficiente, el monillo con esa verborrea incontenida que tiene desde hace un tiempo y la manillo en alto, me lo reexplicaba al mismo tiempo que me reclamaba poder ver los payasos en la tele.  Yo seguí frotando la alfombra y lo sentaba en el sofá, con intención de explicarle que no eran horas, cuando para mi gran asombro a las 5 de la mañana en la tele-vasca emiten los payasos infantiles. Está claro que el programador es un padre coraje 😉

El monillo se acomoda junta a su padre en el sofá y reclama un bibe de leche, soy la única de la reunión nocturna dispuesta a negárselo, así que su aitona raudo y veloz le sube “genero porque pobre sea quedado vacío”. Me acomodo en el sofá y observo con incredulidad a mi padre como frota con esmero la parte escasa de la cama que se ha ensuciado y le da con el secador del pelo para secarlo.

Aita, ¿Por qué no cambias las sábanas directamente?

-Deja deja, ya si acaso mañana cuando tengas un hueco me avisas y entre los dos es un momento… (Ojiplática me quedo)

Después de dejar un tiempo prudencial  al monillo monillo en posición vertival, decidimos que a la cama con el aitona. Momento en el que monillo se planta con su arsenal de dormir, es decir (Pepapig y George en versión arigurimi,  su doudou Lepoluze y dos cochecitos).

IMG_0846

-Toda esta parafernalia necesita el chaval el par dormir??? ( aitona incrédulo)

Qué dises aitona, tú que dises pitilintxo, es que es que es que ba bai hombre… (No tengo huevos de traducirlo, pero algo así como, abuelo es lo que hay lo tomas o lo dejas)

Mi padre estratégicamente había colado toallas de mano debajo de las dos almohadas cubriendo la cabecera de la cama, observa mi mirada estupefacta.

-Así mejor si la vuelve a liar, quitamos toallas y listo…

Me fui a dormir pensando, como se complicaba este hombre por nocambiar las sábanas, pero señores al día siguiente tuve la respuesta al enigma. Mi padre se paso el día persiguiéndome.

-Chata sin prisa, cuando tengas un hueco me dices y cambiamos si acaso las sábanas y la funda del nórdico…

Pues nada le dije que venga y subimos para los aposentos abueriles. Primera prueba a superar, según mi padre sólo había dos bajeras válidas para la nueva cama y mi madre sabía cuáles eran, así que teniendo en cuenta que mi madre oye el móvil a la décima llamada, me marque un pito-pito-gorgorito y atiné. Pero entonces llegó la solución a mi enigma. Mi padre me dice que me posicione en el otro lado de la cama, que me tiene que explicar la técnica para quitar la funda del nórdico. Técnica??? Este que se cree que en mi casa las camas las hace el gorila o qué?? Pero claro entonces y sólo entonces me acordé de ciertas obsesiones de mi madre, de querer  personalizar y hacer “fácil” lo que ella considera que es difícil. Mi santa madre ha creado un sistema innovador para que los rellenos de los nórdicos no se muevan en el interior y pone una cuerda ojal al nórdico y unos hilos para enlazar en el nórdico.

la foto2

A parte de esto, considera que las aberturas que vienen  de serie son pequeñas y también las agrandas y luego les hace el cierre con otra tanda de lazos que hay que hacer. Por lo tanto el mero hecho de cambiar un nórdico por muy habilidosa que seas te toma la friolera de 15 min con sus consiguientes, “mecagoentó” por cada nudo que te toca deshacer y luego lacito que hacer….

IMG_0845

Ahora entiendo como el pobre aitona fundía los plomos del secador en la sábana mojada, sólo nos faltaba anoche  habernos lidiado con las soluciones peineteras de mi santa madre. Pongo fotos para ver si entendéis el sistema, porque me da la impresión que no termino de explicarme jajaja

El título va en honor a mi padre, que al día siguiente en cuanto vio a su nieto danzar por la sala como si nada le dijo aquello de:

-Zer atzo  gabien zer pasau zan? (anoche que anduvimos…), Noche de Ronda?

Que dises aitona, ba atzo indot vomitat no noche de ronda. ( monillo dixit)

PD: este post se tendría que haber publicado hace mucho,meses, pero lo hago justo ahora porque el monillo cuenta con los dedos de las mano cuantos días le faltan para volver a ver sus queridos abuelos, y yo otro tanto porque sueño con mi Madritxikito y cena-terapia 🙂

 

DE FUTBOL, TAMBORRADA Y OTRAS VANIDADES

Señores hoy es un lunes de esos resacosos, el fin de semana en can peineta-pintxos ha sido una batiburrillo de emociones y vivencias varias, nada del otro jueves pero que hoy me ha dado por hacer un poco de diario.

El fin de semana pintaba feíllo, ya saben lluvia y frio ,pero conticoneso decidí  terminar la semana haciendo una súper-caminata con mi compi Ly, la caminata fue terapéutica mentalmente, ya saben despotricar del trabajo a veces viene bien. Eso sí, dado mi  falta de costumbre a hacer ejercicio, tuve agujetas hasta en los parpados durante el fin de semana.

El sábado pintaba tranquilo y lluvioso, con el único gran acontecimiento de recibir a la tarde noche en mi casa a la desmadrosa de la blogosfera, y ese baño comunitario del monillo con critter, pero los señores virus lo impidieron. Así que mientras intenté poner orden en la leonera (es decir mi casa), aluciné de cómo ha evolucionado la imaginación de mi hijo, de cómo juega horas sólo inventándose un taller de motos, o una caravana accidentada etc…todo esto en catalán, sí señores mi hijo en la intimidad al igual que Aznar habla catalán ;-). Llegó la tarde y con ella el partido de la jornada, nuestro modesto equipo se enfrentaba al archiconocido de la ciudad, el mismo día de San Sebastián y la tamborrada. El gorila nos abandonó para ver la retrasmisión, mientras el monillo y la menda practicábamos por el pasillo tambor en mano la salve de Donosti, pero entonces llegaron los wassap y mensajes de aliento, aquel partido iba ser nuestro. Rauda y veloz corrí a internet con un monillo colgado de mi pierna y en una canal, que retrasmitían con acento argentino, pudimos ver los goles de nuestro equipo, en cada gol salíamos al balcón yo bandera en mano y monillo con tambor, por supuesto no había ni el tato y ya al tercer gol mi niño con tono educado me dijo : “Ama  que ases, no hay ningú, danak die del barsa.. (léase, que leches hacemos con este frio el tambor y la bandera pegando gritos en un balcón, cuando todo el vencindario es culé). Y yo pensé para mis adentros, (dar por saquito un rato hijo mío, que mucho hemos sufrido con victorias ajenas).

Entonces empezó una hora de locura extraña. Primero Skype, a duo con el monillo cantando el himno a nuestra Jaio del athleti, después sonó el fijo era el aitona, monillo le deleitó con el himno (la malas lenguas dicen que todavía está recuperándose), luego llegó el gorila que también fue recibido con honores, volvió a sonar el fijo y monillo ya descolgaba cantando directamente, el wassap no paraba. Y yo pensé, cualquiera diría que hemos jugado nosotros tres el partido, pero bueno que nos quiten lo bailao. Cenamos con la retrasmisión de la tamborrada mientras cantaba yo eso de “Sebastian bat bada zeruan, donosti bakarra munduan…” pero sin cenar kokotxas, y claro no es lo mismo. Cuando ya pensé descansar del jolgorio, me percato que el domingo tengo 6 adultos y 5 infantes a comer y tengo mucho que preparar, me encierro en la cocina a preparar un pastel a ojo!! Sí señores a ojo de buen cubero, mi madre todavía se está rasgando las vestiduras: Hija por dios que eso no es como un puchero, la repostería tiene sus medidas y eso…bueno luego pásame la receta si te queda bien.

BeFunky_IMG_0032

EL DESCANSO DEL GUERRERO

Llegó el gran día y con él los aliños, si los aliños. Me desperté bien temprano por los jadeos y vítores exagerados de mi vecino, que como no remataba, recibió la reprimenda del gorila con un: Vamos machote que tú puedes y es pa hoy!!! y entonces, se hizo el silencio, creo que provocamos un Koitus interruptus, pero es que no eran horas leñe. Nos levantamos con un monillo enfermo, que se fue a desayunar con su padre a urgencias, yo muerta de cansancio y agujetas, montaba mi salón para los actos venideros. Asaba cordero y escuchaba atónita por el móvil, como una de mis invitada estaba tirada en el aeropuerto de Paris, sin poder llegar a la fiesta sorpresa. La cosa evolucionó los niños, comieron, durmieron y jugaron, los mayores disfrutamos del momento, la homenajeada disfrutó y lloró, le regalamos una joyita de mami (por cierto la compré en Etic-Etac y la atención fue increíble, también le he comprado etiquetas del ropa para el monillo, os lo recomiendo). Mi amiga la guiri, pudo salir de Paris entrada la tarde noche y por obra y arte de la menda cenó un tupper con su parte correspondiente del evento. AH!! El famoso pastel hecho a ojo, quedo potable o eso dijeron  mis agradecidos invitados.

Presentación1

Por si alguien se pregunta, como buena costumbre masculina y muy arcaica, en mi casa se tuvo que celebrar la victoria del equipo, y claro había sido un hat-trick (bueno tres golazos o cómo demonios se diga), o sea que tuve que tener noche-siesta-mañana peinetera…

Hoy es lunes y a pesar de saber que el monillo está incubando una de esas de aúpa, les diré que estoy reventada y cansada, pero tengo una sonrisa puesta, porque a veces hay pequeños placeres que le hacen sonreír a una y porque sarna con gusto no pica.

TRENDDY MOTHER = PRINGEITIT MOTHER

Tiempito llevo yo queriendo escribir este texto, la razón, pues eso, que estamos todos últimamente muy fashion, cool, trendy, muy outfit y muy english, pero en realidad lo que estamos es agilipolleinting a tope.

De sobra  es conocido en este mundillo bloguero-maternal, que ahora eso de hacer madalenas está “demodé” y que toca hacer cupcakes, que nada de envolver los regalos con papel de Mickey, venga wassitape…

Si te quieres mantener al margen no puedes, no si tienes un niño y va la guarde. Se supone que tu pagas (en mí caso un pastizal bárbaro), para que se encarguen de cuidarlo en tu ausencia de madre oficinista, pero lo que no te esperas,  es que envíen “tareas” varias durante ese periodo. O sea además de pagar, pringar, y claro no va a ser tu menos que el resto de las madres ¿no?

En mi caso los retos han sido: Álbum familiar, tarta cumpleaños, caja de recuerdos, trajes de carnaval, libreta viajera y adornos de navidad. Nada oye para una que tiene tanto tiempo libre y esa habilidad manual, y siendo de cerca de Bilbao, pues oye Patxi pan comido ostias!!

Me percaté del asunto después de realizar el álbum familiar, que en mi caso fue un álbum de esos que te regalaban cuando revelábamos fotos en el siglo pasado, pues en uno de esos, puse unas cuantas fotos de la trupe peinetera y de pintxolandia, con unos carteles en cartulina de toda la vida sin mucha perifolla y ahí recibí mi primer batacazo de madre frosty. El día que se recolectaban, cual sapo de boca grande me quedé y pensé, a ver tiene  8 meses, pero no es plan que el Monillo se sienta como el cutre de clase, en ese justo momento es en el que vendí mi alma al diablo  y me entregué por completo a la tarea de ser una madre relativamente manitas (digo me entregué, pero no alcancé), tuve dos años para ir mejorando en la materia.

la foto4

Campana gorilera

la foto6

Adorno peinetero

  Todo este proceso, el gorila lo vivió desde la distancia, es decir observando desde burladero el toro y al ser posible  salir a tentarlo lo justito, más que pa picar a la peineta y tambalear su poca autoestima  art-attack. Su primera incursión fue en  el adorno navideño, yo quería una campana y el dijo “tanta ostia para algo sencillo, no si al final te tengo que sacar siempre de todos los apuros, si no fuera por mí…” observen la imagen de la izquierda, y juzguen ustedes mismo. Pero para comprobar que a veces el esfuerzo tiene recompensa a la derecha va la imagen del adorno de este año, todo curradito por la menda.

la foto3 borrosa

Sin estilo artístio definido (1er año)

Para el tema de las “cajas de los recuerdos”, fue distinto, me las chupé enteritas, la primera me tocó hacerla en la guarde cual madre primeriza a la vera de mi churumbel, que con 13 meses escasos lo único que hacía era desmontar cualquier cosa potable que yo pusiera, pero como tenemos que compartir esos momentos especiales con ellos pues eso, (Tú lerda, págame un pastón, vuélvete loca para pedir unas horas libres en la oficina, vente aquí a currarte una cajita, y para hacerlo más difícil todavía te endiño a tu peque, a ver si eres capaz… aquello parecía surrealista y pa colmo la directora  sacando foto) Resultado: todavía no he sabido clasificarlo en que corriente artística encajaría.

 Este año como madre experimentada, les mandé a freír pimientos y opté por la opción Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como, pero en casita, de noche y sin perturbación alguna, más que la mirada delictiva del Gorila, el resultado juzguen ustedes, yo creo que no ha quedado mal.CAJA MEDIO BORROSA

De la repostería no hablo, porque mi profe ya me despellejó, pero aprovecho para decir que de la foto donde hay un resumen de mis trenddy-cooking, la madalena es trampa, es decir lo de arriba lo hice con plastilina, hartita me tenían estas del 15J con sus requisitos de anti-sorteo  😉

resposteria trendy

Para lo último, dejo el momento estrella, los disfraces de carnaval, ese momento en que las mamis-versace y mami-dior, nos enfrentamos a ese desfile donde nuestros hijos con gracia y salero, o desgana y llanto, pasean nuestras creaciones nocturno-sonámbulas, o abueriles.  El primer año fue de cocinero y personalmente, sin la colaboración de la abuela para rematar mi modelo no hubiera sido lo mismo. Después de una noche haciendo el gorro, apareció el gorila con ese pollo de plástico y fue el elemento estrella, maldita su estampa!! (Estaba pa comérselo, además al caminar desde hace 3 meses, desfilo cual Kortajarena). OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este año me lo pusieron un poco rarito, tocaba currarme un traje de mago de circo, y allí se fue la peineta a comprar metros de tela dorada y plateada a tunear y crear: chistera, corbata, fajín y la capa, esa capa que me dio unas noches de lunas y estrellas.

Presentación1

Este año ya va al cole de mayores y tengo la esperanza que el que tenga que hacer clases de manualidades sea él. Pero confesaré que con el carnaval tengo una relación amor-odio me chifla y me muero porque nos disfracemos, pero cuando me vea liada en todo el motrollón pensaré PA QUE TE METES MANOLETE!!