ALAS Y PALOMITAS

El sábado a la tarde decidí inmolarme en público como madre y  llevar al monillo por primera vez al cine. Pero las cosas no han fueron ni por asomo como yo esperaba, creo que tengo muy poca fe en mi hijo o no termino de aceptar que va creciendo y madurando a pasos agigantados. Personalmente he esperado a que el niño tenga casi 4 años y que le vea cierta paciencia viendo pelis o DVD en casa, para decidirme dar el paso, pero esto en cada niño es un mundo. Pero vayamos al grano y desgranemos mis peripecias cinéfilas.

Sigue leyendo