DE FUTBOL, TAMBORRADA Y OTRAS VANIDADES

Señores hoy es un lunes de esos resacosos, el fin de semana en can peineta-pintxos ha sido una batiburrillo de emociones y vivencias varias, nada del otro jueves pero que hoy me ha dado por hacer un poco de diario.

El fin de semana pintaba feíllo, ya saben lluvia y frio ,pero conticoneso decidí  terminar la semana haciendo una súper-caminata con mi compi Ly, la caminata fue terapéutica mentalmente, ya saben despotricar del trabajo a veces viene bien. Eso sí, dado mi  falta de costumbre a hacer ejercicio, tuve agujetas hasta en los parpados durante el fin de semana.

El sábado pintaba tranquilo y lluvioso, con el único gran acontecimiento de recibir a la tarde noche en mi casa a la desmadrosa de la blogosfera, y ese baño comunitario del monillo con critter, pero los señores virus lo impidieron. Así que mientras intenté poner orden en la leonera (es decir mi casa), aluciné de cómo ha evolucionado la imaginación de mi hijo, de cómo juega horas sólo inventándose un taller de motos, o una caravana accidentada etc…todo esto en catalán, sí señores mi hijo en la intimidad al igual que Aznar habla catalán ;-). Llegó la tarde y con ella el partido de la jornada, nuestro modesto equipo se enfrentaba al archiconocido de la ciudad, el mismo día de San Sebastián y la tamborrada. El gorila nos abandonó para ver la retrasmisión, mientras el monillo y la menda practicábamos por el pasillo tambor en mano la salve de Donosti, pero entonces llegaron los wassap y mensajes de aliento, aquel partido iba ser nuestro. Rauda y veloz corrí a internet con un monillo colgado de mi pierna y en una canal, que retrasmitían con acento argentino, pudimos ver los goles de nuestro equipo, en cada gol salíamos al balcón yo bandera en mano y monillo con tambor, por supuesto no había ni el tato y ya al tercer gol mi niño con tono educado me dijo : “Ama  que ases, no hay ningú, danak die del barsa.. (léase, que leches hacemos con este frio el tambor y la bandera pegando gritos en un balcón, cuando todo el vencindario es culé). Y yo pensé para mis adentros, (dar por saquito un rato hijo mío, que mucho hemos sufrido con victorias ajenas).

Entonces empezó una hora de locura extraña. Primero Skype, a duo con el monillo cantando el himno a nuestra Jaio del athleti, después sonó el fijo era el aitona, monillo le deleitó con el himno (la malas lenguas dicen que todavía está recuperándose), luego llegó el gorila que también fue recibido con honores, volvió a sonar el fijo y monillo ya descolgaba cantando directamente, el wassap no paraba. Y yo pensé, cualquiera diría que hemos jugado nosotros tres el partido, pero bueno que nos quiten lo bailao. Cenamos con la retrasmisión de la tamborrada mientras cantaba yo eso de “Sebastian bat bada zeruan, donosti bakarra munduan…” pero sin cenar kokotxas, y claro no es lo mismo. Cuando ya pensé descansar del jolgorio, me percato que el domingo tengo 6 adultos y 5 infantes a comer y tengo mucho que preparar, me encierro en la cocina a preparar un pastel a ojo!! Sí señores a ojo de buen cubero, mi madre todavía se está rasgando las vestiduras: Hija por dios que eso no es como un puchero, la repostería tiene sus medidas y eso…bueno luego pásame la receta si te queda bien.

BeFunky_IMG_0032

EL DESCANSO DEL GUERRERO

Llegó el gran día y con él los aliños, si los aliños. Me desperté bien temprano por los jadeos y vítores exagerados de mi vecino, que como no remataba, recibió la reprimenda del gorila con un: Vamos machote que tú puedes y es pa hoy!!! y entonces, se hizo el silencio, creo que provocamos un Koitus interruptus, pero es que no eran horas leñe. Nos levantamos con un monillo enfermo, que se fue a desayunar con su padre a urgencias, yo muerta de cansancio y agujetas, montaba mi salón para los actos venideros. Asaba cordero y escuchaba atónita por el móvil, como una de mis invitada estaba tirada en el aeropuerto de Paris, sin poder llegar a la fiesta sorpresa. La cosa evolucionó los niños, comieron, durmieron y jugaron, los mayores disfrutamos del momento, la homenajeada disfrutó y lloró, le regalamos una joyita de mami (por cierto la compré en Etic-Etac y la atención fue increíble, también le he comprado etiquetas del ropa para el monillo, os lo recomiendo). Mi amiga la guiri, pudo salir de Paris entrada la tarde noche y por obra y arte de la menda cenó un tupper con su parte correspondiente del evento. AH!! El famoso pastel hecho a ojo, quedo potable o eso dijeron  mis agradecidos invitados.

Presentación1

Por si alguien se pregunta, como buena costumbre masculina y muy arcaica, en mi casa se tuvo que celebrar la victoria del equipo, y claro había sido un hat-trick (bueno tres golazos o cómo demonios se diga), o sea que tuve que tener noche-siesta-mañana peinetera…

Hoy es lunes y a pesar de saber que el monillo está incubando una de esas de aúpa, les diré que estoy reventada y cansada, pero tengo una sonrisa puesta, porque a veces hay pequeños placeres que le hacen sonreír a una y porque sarna con gusto no pica.