OTRO MÁS PAL SACO

Lo de que estoy como una regadera siempre lo he tenido muy claro, pero no hay nada mejor que una baja de esas de las de verdad, en las que sólo estas tú, tu vacía casa, tu mullida cama y complementario sofá, para saber que con un ordenador portátil y una tarjeta de crédito puedes llegar a “mover el mundo”, bueno mejor dicho el submundo de tu cuenta corriente. La cosa puede empezar por desvariar en la compra online (no es broma, ayer me vi valorando si comprarme un temporizador de batería de no sé qué…cuando a tecnolerda no me gana nadie) y  terminé por comprarme medio mangokids online y además aprovechar que una amiga está en una tienda física para que arrasé con lo que tú no has podido vía internet. En fin, que pa compensar hoy he decidido dedicarme a comprar cursos, sí señores, han oído bien menos patchwork que no había plazas, el zumba que estaba agotadísimo y cocina peruana, me he apuntado a todo, incluido corte y confección. Pero claro eso me ha llevado sólo 5 horas y claro el día tienes unas cuantas más y Divinity es un canal que crea necesidades, y muchas!!! Sólo diré que me planteo muy seriamente echar abajo la pared del salón pa tener un espacio diáfano con la cocina, que no lo voy a hacer porque la casa es de alquiler pero vamos por ganas no será…y claro como no lo puedo hacer he pensado que entonces me quiero mudar de piso pero SIN REFORMAS. También me estoy planteando y muy mucho comprarme una máquina de hace cupcakes, pero claro para eso necesito tener espacio en la cocina, por lo tanto otra vez se plantea la mudanza. Al mismo tiempo he decidido  dedicarme a las manualidades y claro después de mirar por internet si quiero hacerme con una mesa grande donde poner las herramientas, la máquina de coser, la troqueladora (no sé pa que sirve pero son tan monas las que he visto) y además dejar un hueco pal monillo y sus momentos “pinto mandalas”, tengo que cambiar de casa, bueno eso o sacrificar la cama del aitona  y montar el chiringuito ahí. Vamos que este año me mudo sí o sí, eso o tengo que cortar por lo sano con mi vida creativa, y es una pena con lo crafty que me he puesto.

Sigue leyendo