Lo confieso…MIEDO

Tengo MIEDO a volver a ser madre y hoy ante la pantalla de mi ordenador en la soledad y el silencio de esta habitación aislada de mi casa vengo dispuesta a confesar todo aquello que me aterra, me da pereza o simplemente no me veo capaz de afrontar. Siempre he pensado que en el fondo he sido una caguica camuflada por la necesidad de la supervivencia. Sí por alguna razón que desconozco siempre me he lanzado sin paracaídas a todo aquello que conlleve sentimientos y vivencias personales y claro luego me paso los años curando mi maltrecho corazón. Pero la maternidad, coño la maternidad no es un novio que se pueda usar y tirar cono un klennex, ni un amor pasajero de verano, la maternidad es ese amor esclavo que te condena a volverte loca y perder la cabeza, a querer más que nunca, a probar tu resistencia y sobre todo a romperte cualquier esquema que tengas de la vida. Y entonces va la pirada, o sea yo y como no tengo suficiente con uno voy y repito.

Sigue leyendo