Un cierre inesperado con un adiós acompasado

Si hay un post con el que no contaba, ese era este, nunca pensé verme escribiendo esto o no ahora, pero el wassap de mi padre, aitona para todos vosotros me ha hecho que las pocas hormonas que me quedan del preñamiento me pidan transmitir mi melancolía o sensación agridulce. Y me supongo que con la esperanza que si algún día lo leen, mis padres, sea una manera de hacerles mi pequeño homenaje. Sigue leyendo

P de pasotismo

Está claro que los lunes son esos días en los que mi lado Pintxos se revela y no soy capaz de dejar escapar ciertas cosas, por mucho que la gente me diga que en mi estado no debería alterarme y que es mejor pasar de ciertas cosas…Hoy he vuelto a leer la contraportada del Periódico donde Jordi Évole y su artículo me han terminado de convencer. Lo siento por los lectores pero el texto previsto para hoy se desplaza, me toca publicar una de mis escupitajos políticos, así que  si eres de esos que la política no va contigo y te la trae al pairo lo que pase en este país, a partir de aquí puedes para tu lectura, sino bienvenido a mi corto y visceral monólogo. Sigue leyendo

Cosas que también me importan

Les he confesado alguna vez que soy una consumidora empedernida de televisión, que no soy nada selectiva y que trago mucho de eso que llaman “telebasura”, pero sobre todo les he dicho que también tengo la sana costumbre de ver programas sobre la situación actual del país, debates políticos y entrevistas a personajes del país…pues eso como en todo lo demás de mi vida en esto también soy un poco excéntrica y bipolar en gustos. Y tengo la insana costumbre de irme los domingos a la cama bien calentita de moral, después de ver los únicos programas decentes de este país (según mi criterio eh).
Antes de que os emocionéis hoy vengo a hablar de política y no de tele, así que si pasas de ellos (como desgraciadamente mucha gente) o consideras que no es apto para un blog “maternal”, este es el punto donde te recomiendo abandonar la lectura, porque por alguna razón hace tiempo que decidí que en esta santa casa, la mía, se habla de todo lo que pueda, ojo aunque a veces no se sepa lo suficiente, es lo que tiene ser una atrevida incontenida.

Sigue leyendo