CUARTO Y MITAD DE MATERNIDAD

Ser madre es algo que se elije en la vida y como tal tiene sus partes buenas y malas.  NO hace falta que les diga que según la mitad de la población las buenas compensan las malas, ya sabéis la frase más usada hacia una madres es esa de “mujer son fases, de todo se sale y la de es duro pero compensa”. Dicho esto me veo otra vez en una de las fases duras de la maternidad y aunque digan que la experiencia es un grado, está claro que yo y mi maternidad bipolar no lo aplicamos como debe de ser…. Sigue leyendo

LA MAREA QUE ARRASÓ EL BOSQUE

Cuenta la leyenda que había un fornido leñador que tenía el hábito de ir a cortar leña con mucha frecuencia, hasta que un día al llegar a su coto privado se encontró un cartel que ponía “cerrado temporalmente por maternidad”…. Pues eso señores hablemos de sexo o mejor dicho y más concretamente de la pareja y todos su daños colaterales en ese gran proceso que es la maternidad. Sigue leyendo

La bipolar noctámbula

Creo que el hecho de ser una persona tremendista, pasional, exagerada y poco racional no ayuda en la maternidad y hace que la bipolaridad de  la bimaternidad te llega a superar en demasiadas ocasiones. Hoy es un día más de esos en que estoy delante de un teclado a lágrima viva escribiendo con el único propósito y fin de desahogarme, cuando podría y debería de estar durmiendo, pero le he cogido pánico a la habitación donde ese ser inofensivo, bolita peluda y graciosa hace que mis noches sean inciertas, intermitentes, bolas de fuego para la relación de pareja y un usurpador de energía sobrehumano. Estoy superada, toca y hundida porque a pesar de lo que la gente diga yo después de tener al monillo tuve claro que no todo el mundo tiene el don de ser madre. Todas criamos a nuestros hijos bien o mal y con mucho cariño o eso quiero creer, pero hay gente más capacitada para ello y por lo tanto también para la bimaternidad o trimaternidad. Yo no!!! Y lo peor es que lo supe al año de tener a mi hijo, que estos años no han sido en balde y que quizás sólo por eso la presión que tengo sobre mí al tener que críar a otro ser humano más me ha ahogado. No sirvo para esto, yo no tengo paciencia, yo soy ese tipo de personas que duerme más que una modelo y que con 4 horas de sueño soy un despojo humano que no sabe más que gritar, establecer límites a todo e ir con cara de limón agriado todo el día…no creo que eso sea lo que se merezca mi primer hijo ¿no? Sigue leyendo