Fotocopia genética

Señores les escribo bajos los efectos de una gran resaca, no se preocupen que la cosa esta vez no va de festival de colores, sino de genes, familia y consanguíneos, sí hombre esos que vienen en el lote y no puedes elegir porque son los que te han tocado de serie.

Tengo claro que desde que soy madre, mi visión sobre mis padres ha cambiado y mucho, ojo que antes no era mala, pero quizás hay cosa que ahora entiendo y comparto más que hace unos años. Conticoneso mi madre y yo somos dos seres vivos que no podemos compartir techo más de 24 horas seguidas sin enzarzarnos en cualquier discusión mundanal, que puede empezar por el tupper donde guardo los trescientos kilos de lentejas que me ha traído (sí hombre esas que yo no sé cocinar…), hasta por la toalla que utiliza el niño para secarse las manos o la cantidad de veces que riño a mi hijo. Dicho esto quiero que conste en acta, antes de que empiece mi terapia mama-drama, que la quiero y mucho, que no la cambio por nada del mundo (sólo a ratos) y que la admiro por seguir soportando a mí padre y quererme a pesar de mis desplantes.

Cuando te conviertes en madre piensas en todos los retos que te tocan, cierto es que los primeros meses incluso los primeros dos años de vida del monillo, nunca pensé en lo que mi madre hizo o dejo de hacer conmigo porque no tengo recuerdo alguno de esa época. Eso sí, desde hace un tiempo no paro de pensar en la educación que he recibido, las directrices con las que me han criado y los momentos que he vivido como niña. Y que quieren que les diga ahora que son abuelos de repente se les ha olvidado todas sus hazañas de padres.

Me he pasado el fin de semana oyendo eso de, no paras de amenazarle, no le cuartes tanto, déjalo hombre, pero eso si cuando oí “no le hagas nada”, en ese momento me puse cual miura!!! No le he pegado jamás a mi hijo y lo que no podía soportar es ver a mi madre insinuar algo que ella sospecho por la cara de mala leche que traía al ver a mi hijo pegarme patadas. NO pude contenerme y decir aquello de: no Mamá no te  inventes ni insinúes cosas, que yo no pego!!, no puedo decir lo mismo de mi infancia … me miro paralizada. A veces tengo la sensación que nuestros padres, cuando se convierten en abuelos, se les olvida que han sido padres y que bien o mal han hecho cosas como buenamente han podido y sus padres hicieron de abuelos también como sabían o habían vivido.  Señores ahora está muy mal visto, pero no me creo que nadie de ustedes haya recibido un cachete y si así ha sido enhorabuena. El caso es que fue el colofón de un fin de semana de marcaje.

Yo de fútbol no entiendo mucho, pero he tenido a mis padres cual defensa cojonera buscándome como quitarme la pelota (es decir la razón), mi hijo como mero portero espectador, ha sabido ver llegar cada balón para pararlo y sacar provecho, así voy desquiciada.

Pero quizás anoche lo que más me asustó es ver que en el fondo, somos fotocopias unos de otros. Tirada en el sofá me tapaba con la manta para digerir los kilos de comida que he engullido, observando jugar al monillo al dominio con el aitona. Era increíble los rebotes que se pillaba mi padre por la falta de entendimiento de mi hijo en algunas jugadas y ¡date! me asusté de ver que yo también lo hacía, pero por alguna razón que no entiendo fui capaz de hacerle ver a mi padre que era normal, que era un niño y que había cosas que por su cabezonería no entendía (porque leches no soy capaz de analizar eso yo cuando estoy jugando con él??). Después lo vi negociar algo con mi madre, con voz de perro apaleado por su madre, ante mi consiguiente cabreo, pero justo en ese momento me soltó el gorila: tú haces lo mismo cuando lleva un rato rebotado conmigo, justo con los mismos gestos, igualito.

Ay señores, que somos clones, fotocopias, reproducciones de alta calidad de nuestros progenitores y que no sé si estamos a tiempo de cambiar las cosas o no, porque yo hay formatos y moldes que no estoy por la labor de repetir. Y claro, den por hecho que eso se transmite, esos niños serán también una pequeña reproducción de sus abuelos con toques y aliños de esa familia política que te ha tocado en suerte, si a eso le sumamos que siempre se hereda lo mejorcito de cada parte, apaga y vámonos!!!

Yo sé que los abuelos han venido al mundo para malcriar a los nietos, hasta ahí no hay problema, pero leñe además que no pretendan darnos lecciones que la amnesia parcial no es buena. Qué quieres dejarle comer chocolate hasta reventar, perfecto, pero acuérdate que me lo racionabas cual Hitler, que te parece perfecto que no coma lo del plato, muy bien pero el caso es que recuerdo unas lentejas que me las pusieron para merendar y luego cenar!! Lo sé soy una lerda, pero no termino de saber a esta edad, en la que los pelos de todos los sitio los tengo bien negros, que es lo que creo que está bien o en que me equivoco, de toda esa información que me  implantaron en el cerebro.

Quizás lo más duro de la genética es verte identificado en gestos o momentos de esos que te dan pavor. Ver como tu padre y tú reprocháis al compás a tu hijo que no pinte los globos de negro en su invitación de cumpleaños, porque os parece tétrico. O agobiarte porque ves a tu madre repetirle cinco veces al gorila si va querer esto y lo otro para cenar,  mientras recibes un wassap de él diciéndote “aprende tú haces lo mismo so faisán”.

fotocopia genética

Pero quizás lo peor es verte reclamando y vengando de manera sutil cosas que te sacan de quicio de ellos y que luego te reprochan a ti, no compensa me desequilibra y lo peor del todo, nunca tendré la razón porque son mis padres y cuando seas mayor comerás dos huevos!!

Ojo, pero sólo ellos serán capaces de aguantarte tus malos modos, jugar  al escondite con tu hijo, aunque suponga tener que ayudar a tu madre a bajar de la litera donde se ha guardado. Sentarse a hacer paquetitos para un calendario de adviento mientras dice: No sé con 20 yo creo que sobra y basta, es más que leches has dicho que es esto…..un regalito diario, así está chaval como está. Aunque luego al hacer el número 12 se mee de la risa contigo por su caca producción. Mientras tu madre, cose cientos de tiras para colgar de las chaquetas de tu hijo y os mira con recelo, por eso de la complicidad hija-padre y del cual tú te quejas que sufres en tu casa con el monillo-gorila. Te dejarán un frigorífico que aunque invitaras a un equipo de fútbol americano a comer, no lo rebajarías ni a la mitad. Pero sobre todo le dejan a tu hijo con una sonrisa puesta que le dura un mes y medio, justo lo que tardará en volver a disfrutarlos.

Sí después de esto sigues pensado que la genética es un misterio sorprendente eres de los míos, pero yo empiezo a pensar que se ahorran mucho con el copia-pega, porque vamos no tienen nada de originales, y ya que están, la cosa consiste en mejorar el producto y no con trabajo externo que es lo que pretenden al hacernos madres y padres. Bastante duro es lidiar contigo mismo como para estar mejorando la raza, lo dicho los abuelos son esa herramienta de doble filo que te da la maternidad y con la cual te toca sufrir y gozar al mismo nivel. Son un espejo en el que mirarte y  gritar del susto o morirte de la risa. Y el mejor apoyo extra que pueden tener tus hijos en la larga aventura de su vida.

47 pensamientos en “Fotocopia genética

  1. Ains amiga cómo te entiendo. Yo cada día me reconozco más en situaciones en las que antes yo era la hija y otra la madre. Y eso no sé si me produce más ternura o cabreo. O ambas y no a partes iguales.
    Ánimo. Te queda más de un mes para volver a hecharles de menos.
    Bss

  2. Que razón tienes chica! El mío tiene 8 meses, es pequeño aún y me da tregua todavía, pero sí que en muchas ocasiones he visto a mi madre cuando hago ciertas cosas y he llegado a entender muchas de ellas. Ahora lo que mas miedo me da es que siempre he repudiado el caracter fuerte y la mala leche de mi padre y ahora es que me doy cuenta de que somos clavaitos y por eso peleamos tanto. Me pasa lo mismo con el que a ti con tu madre, 24h sin pelear es un logro. Pero resulta que mi hijo es igual y en muchas cosas que hace veo a mi padre, si, tan chico. Como dirian por aqui tiwnw wl mismo rabo torniao (cual ceedo de granja) que su abuelo y se enfada por ná. Escribi un post similar al tuyo y sobre lo que te cuento en el blog, se llama Te he dado un regalo… (estoy con el movil y no tngo el link, pasate cuando puedas. Asi que si, cuando una es madre se hace consciente de los genes, de que eso que borrarias sin dejar huella esta grabado a fuego y no hay forma de solucionarlo. Tan solo bos queda tirar pa’ lante con lo que venga, y sonreír ante todo jaja. Suerte!

    • Dios mio, releyendo parezco una inculta, y es que el dichoso movil se me trabo y la opcion de escritura lo es que sea la mejor. Tiwnw wl significa “tiene el”, un ceedo es un “cerdo” y abajo donde pone solo bos quise decir “solo nos”. Mil perdones!

  3. Yo creo que si eres capaz de hacer un análisis tan exhaustiva de vuestra relación familiar, eres capaz de todo, Peineta! Y en serio te lo digo, si ya sabes lo que no quieres perpetuar de ese molde que la educación que te han dado ha ido creando, puedes eliminarlo para no transmitirlo a tu Monillo. Me ha encantado la sinceridad de este post, esa manera de hablar contigo misma sin esconderte, esa si que es terapia!
    Un beso grande,
    valentina

  4. Yo cada día me parezco más a mi madre (que por desgracia, ya no está conmigo). Lo noto en gestos, en tics, en frases, formas de cabrearme…¡qué cosa! Aunque creo que ella diría que con Peque soy una blandi blup, jajajaja! Parece que la abuela soy yo. 😀
    Muas!

  5. Pues eso, con mi madre también tenía mis más y sus menos, o sus más y mis menos, no sé decirte, pero la adoraba a rabiar. Y sí, ahora también me veo haciendo y diciendo cosas que hacía y decía mi madre cuando yo era pequeña.
    ¡Y a mucha honra!

  6. Mi querida Peineta,

    A veces creo que tenemos vidas paralelas, no sabes cómo te entiendo!
    Como tú, la relación con mi madre es claramente de las de “nicontigo-nisintí”. La quiero con todo mi alma pero no puedo vivir con ella, de veras no puedo. Una semana bajo el mismo techo y ya está montada, con unos dramones, por unas tonterías…
    Con mi madre puedes contar para todo, si te pasa algo, si estas solas, si tienes dos hijos prematuros se viene a tu casa, te ayuda en todo, se levanta a las 3 de la mañana para que tú puedas dormir 4 horas seguidas y un larguísimo etcétera.
    Pero porque, claro está, hay un pero, ella quiere mandar y decidir ¡vaya que sí! Tiene una nueva visión de la maternidad muy “newage”, “peace&love,” que según ella es lo mejor para educar a los niños de hoy o mejor dicho a los nietos de hoy. Porque como tú, Peineta, yo merendé lentejas y me tuve que tomar el p**** zumo de naranja recién exprimido cada mañana aunque me dejara el estomago taladrado porque “tú qué vas a saber si eres un mico!” o “tú, qué vas a saber? A tocino si te untan!”. Muy “newage” todo esto.
    El caso es que con cierto síndrome de Estocolmo, no contesto la educación que recibí me parece sensata y con ganas de dejar buenas bases y valores para el futuro. Con algún ajuste (como el de los cachetes) ese modelo educativo me va. Pero oye a ella no, a ella no le va, ella sufre de una amnesia total y no se acuerda de ná de todo eso, ella dar cachetes? Jamás ¡Y ahora me exige que negocie con mis hijos. De pensarlo, me entra la risa!
    Los primeros años cuando nació mi hijo fueron difíciles, nos costó muchas discusiones y malas palabras. Ahora ya nos hemos dado cuenta de que tenemos que encontrar un compromiso (por lo menos durante las vacaciones) y lo intentamos mucho.
    En lo de parecernos a nuestros padres. Sin caer en un determinismo completo, es verdad que con mis hijos en muchas cosas soy como ella (por lo menos su antigua ella). Por ejemplo, cuando llegan las notas y no son ni malas ni buenas no puedo evitar decirle a mi hijo que puede hacerlo mucho mejor si se esfuerza un poco. También si le veo que duda de él, de sus capacidades le voy a HINFLAR la autoestima,” porque claro que tu puedes”.
    También tengo cosas de mi padre como la falta de paciencia o el grito más que fácil!
    Yo cuento muchísimo con mi marido para limitar las derivas “malas” y le pido que me lo diga, qué intervenga, cuando entro en barrena.
    Y lo siento por el marido y el hijo pero Mi chico va vestido de punta en blanco (a veces de tirolés cuando era pequeño) y bien peinao con la raya al lado y colonia Nenuco par intoxicar al primero que se acerque.

    • Laura me tienes boquiabierta, a veces cuando me preguntan que me aporta tener blog?? pues esto mismo, comentarios que gente que no he visto nunca, pero con la que comparto partes de mi vida, anécdotas, tuit locos y con los que sinceramente disfrute de charlas y risas. Gracias por tu comentario me ha llegado muy dentro y está claro que los paralelismo unen y mucho que pena que seas de Bilbao jajajaj ( un poco de humor giputxi).
      Que conste en acta que reitero todo tu comentario excepto lo del traje tiroles, va ser que no pero lo dicho eres de Bilbao y es lo mínimo.

      Besos y gracias por tu sincero comentario, me has quitado la resaca genética de golpe 😉

  7. Pues yo he descubierto que soy “caga” a mi madre, grito, me desespero, amenazo, chillo más, hago las mismas cosas que mi santa madre. El enano, ha tenido a bien ser la mezcla explosiva de su padre y de su madre, sacándonos de quicio a partes iguales tanto al hombre de paciencia infinita de su padre como a la loca de “chailo” de su madre. En fin que lo dicho hermosa “hijo de gato, caza ratones”

    • Doy fé de que todo lo que has criticado lo repites(no me mates). Y de que una madre no muy madraza se ha convertido en una abuelita dulce como la que sale en Caillou…y mira que con el resto es brava la señora. La genetica es así señoritas rebeldes, pero uno que yo me se diria “quien a los suyos parece honra merece” …asi que no disgustarse 😉

  8. Y me quedo con tú último párrafo completito…
    Y te digo que eres afortunada.
    Y te digo que bendita vida.
    Y te digo que un fin de semana de locura vale la pena porque cuando la distancia y la vida no prestan ni una hora ¡desearías como loca poder compartir esos enojos, esos mimos y esos cabreos que leo que se cogen con los abuelos!

    Si yo pudiera amiga mía…si yo pudiera….

    Un besote desmadroso

    • Bueno este texto excluye a homonicas y con familias muy en la distancia. Dicho esto te entiendo amiga pero de verdad que a nivel de sistema nervioso es una alteración la que sufre que no hay tequila que lo calme.

      Beso peinetero

  9. Me parto con las reflexiones jajaja, yo había oido los de “de padres gatos, hijos mininos” Es verdad que somos bastante calco de nuestros papis pero..¿De quié si no vamos a aprender a ser padres? Un abrazo y enhorabuena por el blog. Me parece delicioso! Nos leemos

  10. Desde luego algo de ellos, llevamos dentro, y repetimos algunos patrones de conducta, y otros los evitamos..Yo ya no puedo comprarme con ellos, pero aún así a veces, me siento un poco ella, y no siempre de su mejor lado. Lo importante darse cuenta y rectificar, todos podemos mejorar, avanzar y aprender.
    Besos mil petita

  11. una vez leî por ahî que educamos a nuestros hijos como lo harîan nuestras madres, asî que supongo que es inevitable que actuemos como ellas lo han hecho porque a fin de cuentas es lo que conocemos…
    y a mî tb me da miedito cuando le digo cosas a la mîa y que luego me doy cuenta de que mi madre hacîa lo mismo, o peor aûn, cuando me lo “comenta” el padre!

  12. maja, me identifico cien por cien. yo no puedo estar con mi madre bajo el mismo techo más de 2 horas seguidas y, por mucho que lo intento (y lo intento de verdad), a veces me sorprendo con sus mismas frases en la boca ¡horror!…

    • A mí me sabe mal, porque vivo lejos y no nos vemos de normal y se supone que mi límite de aguante tendría que ser superior, el caso es que nos pasa más a las chicas que a los chicos. Yo veo al gorila y aguanta con su madre y mucho..

      Besos

  13. Aisss mi hermano es 9 años más pequeño que yo y siempre le he reprochado cosas a mi madre del palo: no lo controles tanto, déjalo hacer y que se pegue él la hostia y se dé cuenta, etc etc etc. Puesss hay cosas que yo hago igual con Marc (a ver no igual porque aún es un bebé pero parece que voy por el mismo camino y noo nooo nooooo). Decirte que Jose muchas veces me dice: ufff cuánto estás pareciéndote a tu madreee…!!!! Y no, no quiero ser igual!!! Mi madre es la mejor madre de mi mundo, pero tiene muchas cosas que limar para mi gusto jejeje, cosas que como madre yo no quiero hacer.

    Por otro lado, los abuelos hacen por los nietos lo que no han hecho por sus hijos. También es posible xq ahora puede que ya estén jubilados y cuando nosotros éramos pequeños trabajaban… Mi padre en la vida ha ido a ver fallas, de hecho las odia, y este marzo, en fallas, se las recorrió todas con el carro para que Marc las viera. F L I P A o.O

    Sea lo que sea no seríamos nada sin ellos, antes de niños y ahora como mamás. Mis padres viven en el pueblo de al lado, nada, 3 minutos en coche, y a mi, hay veces, que me parece que viven lejísimos…

    Estoy contigo en que ahora que soy madre me he dado cuenta de todo lo que mi madre ha hecho por mi y de cuánto me quiere… aissss!!!!

    Espero que ya no estés tan melancólica.

    Un besazo preciosa!!!

    • He de decir que el aitona ha hecho un poco como tu padre, de tripas corazón para llevarle a algunas cosas multitudinarias al monillo, pero hay barreras que no pasa ni por asomo jajajaj.
      Está claro que esto de quejarse es pura terapia, pero como tu dices es una suerta contar con ellos.

      Tranquila que no estoy nada melancólica.

      Besos guapetona

  14. Si, asi es, reniegas de tus padres hasta el dia en el que te ves como ellos, con sus gestos, palabras y cosas desquiciantes jejejejeje
    Supongo que cuesta no repetir patrones. Si son cosas graves, por supuesto hay que intentarlo. Si son tonterias supongo que aceptar que somos hijos de nuestros padres jajajaja
    Ya siento que hayas pasado estos dias mal por eso, un beso!!

    • Es lo que dices tu te pasas toda tu adolescencia y etapa adulta renegando de sus achaques hasta que ZAS! te vuelves madre y te reencarnas en un mezcla de esas cosas que siempre has etiquetado, un desastre, pero bueno esta claro que luchar contra alguna de ellas va a ser cuanto menos difícil, pero que por intentarlo no quede.

      Un beso

  15. Yo tambien me parezco mucho a mi madre en mi manera de tratar a los minis, de hecho repito amenudo frases que ella me decia de pequeña y nunca me gustaron (o no era capaz de entender!) 🙂 pero estoy encantada porque mi madre es una ATA maravillosa, asi que aunque ahora me toque la parte dura, despues voy a ser una abuelita encantadora, garantizado 😉

  16. Hola guapa! Ayer te leí, me partí de risa pero no podía comentar porque iba sin cobertura!
    Pero que gracia tienes contando las cosas, y que razón
    Es muy diferente la relación con tus padres cuando ejercen de abuelos, pero al fin y al cabo tus padres y como dices en muchas cosas, calcos!
    Un abrazo!

  17. Dicen que lo que nos molesta de otros no es al final sino lo que nos molesta de nosotros. Si alguien hace de espejo, ademas de nuestros hijos, creo que son nuestros padres. Y a veces verse reflejado es ilustrativo en muchos sentidos, no todos fáciles. Por lo que conozco a tus aitas en Skype, se desviven por vosotros y eso es al final el mayor tesoro y el mejor ejempo para nosotros como padres y para nuestros hijos. Muxus familia!

  18. yo me veo con los niños haciendo cosas calcadas a mi padre, los hago jugar y los devuelvo a su madre cuando me canso y que ella se apañe con los niños revolucionados y con las cosas de adultos, por eso he hecho lo que él debió hacer en su momento: no tener hijos! XD

  19. Cuanta razón tienes peineta!!!!!! La fotogenénita es lo que tiene!!!! Es duro pero que le vamos a hacer….. Darle gracias a dios, y llevarla, como podamos….
    Un beso gordo,
    Lola

  20. En su día dejé este post a medias…(era largo!!) ahora lo acabo de terminar…y es que como intuía es buenísimo! Mi peque recién empieza a despuntar los matices de su personalidad y fijo que más de un día pensaré cosas como las que has escrito. Siempre creo que es un paso ser conscientes para intentar no reproducir lo que no nos gustó…Ahora la maga ancha de los abuelos…eso no tiene remedio verdad?
    Un besazo peineterapeuta 😉

    • Pues la manga ancha es algo irremediable, ahora creo que con buena mano se puede pedir en algunos casos que se reduzca, pero nunca garantiza el resultado 😉
      Te queda mucho camino y estaré encantada de ir avanzandote mis multiples y no acertadas experiencias jiji

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s